Degustando lo mejor de Getaria

Degustando bonito del norte y anchoas del cantábrico de conservas Nardín en Amona Maria delicatessen

Un escaparate inmejorable, en el corazón de Getaria, con vistas al puerto y rodeado de productos de gran calidad. Es lo que ofrece la tienda Amona Maria a todos sus clientes, y a Conservas Nardín. Hasta ahora no disponíamos de un punto de venta en Getaria, por lo que cuando nos llamaron no hubo que pensarlo mucho, ya que es un lujo trabajar con ellos. Además, como muchos sabréis, tenemos el corazón partido entre la fábrica de Zumaia, y el puerto de Getaria. Ahora, mediante esta ventana con vistas al puerto donde llegan nuestras anchoas, bonitos y caballas, estamos más cerca de los consumidores de nuestros productos.

Nos hemos acercado al puerto de Getaria, donde podemos encontrar una gran variedad de productos en la tienda de delicatessen Amona Maria desde abril, como ya os adelantamos hace un tiempo. La regentan Jabi Isasti y Amaia Arregi, grandes conocedores y amantes de la gastronomía realizada a base de productos naturales de calidad. Nos hemos reunido con ellos, para hablar de su nuevo proyecto, que acaba de ver la luz, y que a buen seguro hará las delicias de visitantes y vecinos.

Contadnos, ¿Con qué concepto nace Amona Maria?
Jabi Isasti: Es una tienda delicatessen, y a la vez un establecimiento donde todos los productos que están a la venta se pueden tomar con total tranquilidad, con vistas al puerto de Getaria. Es un lugar para tomar el aperitivo, o algo a media tarde, degustando productos de primera calidad.
Amaia Arregi: La tienda tiene tres partes: la dedicada a las bebidas, la del resto de productos comestibles y el txoko de la abuela. Hemos insertado en la decoración conceptos relacionados con los productos que tenemos. Y cómo no, aparecen lapas, ya que los getariarras somos lapajales (comedores de lapas), y porque nuestra abuela hacía una sopa de lapas muy rica.

¿De dónde viene el nombre Amona María?
AA: Hemos vivido y trabajado en familia durante mucho tiempo en la cocina. Era nuestra amona (que en euskara significa abuela) María quien cocinaba, y con muy buena mano. Hemos querido hacerle un homenaje a su memoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué ofrecéis al público?
JI: Calidad. Esa es nuestra apuesta y principal característica. Productos de primerísima calidad, realizados con la mejor materia prima y elaborados artesanalmente. A su vez, tratamos de extender la calidad del producto a la calidad del servicio. Queremos que nuestros clientes prueben los productos con la tranquilidad necesaria para degustarlos y disfrutarlos. Nuestros trabajadores han probado cada producto de la tienda, y tienen un amplio conocimiento en la matería para asesorar a los clientes. Cuando un producto es de calidad, puedes defender el precio. Es decir, tiene un precio concreto, pero no es caro.

Eso supone estar a la última.Igor Arregi (se une a la conversación. Es hermano de Amaia, y chef del restaurante Kaia): Así es. La clave está en que nos encanta lo que hacemos. Eso nos lleva a tratar de mejorar constantemente. Probamos, viajamos, degustamos… buscando siempre nuevos productos de máxima calidad. Tratamos de no estancarnos. Es la filosofía que hemos recibido desde generaciones en la familia.

Entre otros, habéis elegido Conservas Nardín.
AA: Desde el principio, nuestro propósito ha sido tener productos especiales y diferentes, pero a su vez también los propios. Y en Getaria son imprescindibles: el txakoli, la anchoa y el bonito. Mucha gente viene a comprar estos productos, nuestros productos.
JI: A nosotros nos gusta cómo trabaja Conservas Nardín, consiguiendo siempre una calidad óptima. Además son los únicos que tienen el sello que garantiza que sus productos son del Mar Cantábrico. Somos amigos desde hace tiempo, porque nos une la misma filosofía de trabajar de la que hablábamos antes.
IA: Hemos probado todos y el mejor es Conservas Nardín. Cuidan el más mínimo detalle, al elegir el producto, en la fábrica… todo eso marca la diferencia, y les otorga un valor añadido. Además, forman parte, de lleno, de la marca Getaria. ·

Una vez apagada la grabadora, nuestra conversación prosigue con más relajación. Reconocemos que nos cuesta un poco hablar delante de un micrófono, o estar delante de una cámara. Preferimos el ritmo pausado e íntimo que requieren la elaboración de los productos que hacemos y vendemos. Hablamos de lo último que hemos probado en tal restaurante, o del proceso de conservación visto en cual lugar. Lo hacemos con pasión, la que nos lleva a dar lo mejor que tenemos a nuestros clientes.

Share this post
  , , , , , , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>