Los que nos dan la lata

Anchoas a la vinagreta conservas nardín anchoa del cantábrico

De ser un bocado de subsistencia capaz de sacarnos de cualquier apuro, las conservas se han aupado hasta la primera línea de la gastronomía

Las conservas ocupan un lugar de honor en la cocina moderna. Aunque no queramos reconocerlo. «La lata, en Bilbao, la miramos de reojo. La tenemos para que nos saque de un aprieto, como un paracaídas», sonríe Sabino Celaya, el habilidoso patrón de Singular, garito de la calle Lersundi, que ha hecho de la necesidad virtud. Como su licencia municipal les impide tener cocina se han tenido que tirar «al laterío de calidad» de cabeza. Y con éxito de crítica y público, que diría un crítico teatral.

Porto Muiños, Frinsa, Zayo, Serrats, José Peña, Paco Lafuente, Don Bocarte, Nardín, San Filippo y, otras más conocidas, como Ortiz o El Velero, presentan latas superlativas, sabrosonas. Son un reflejo de la pujante industria conservera española (la tercera del mundo y primera de la Unión Europea). 

Leer noticia completa de El Correo

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>