Limpio, brillante, suave y resbaladizo

Pesca de anchoas, tamaño Nardín

Así es como está el pescado que embotamos. Ya que en Nardín nos preocupamos de que cada anchoa, bonito o verdel que enlatamos sea no sólo de campaña, sino del mismo día en el que se ha pescado. No escatimamos en medios. Para ello, seguro que muchos conocéis los “trucos” para reconocer el mejor producto, y el que está en mejor estado.

Paradógicamente, ya que el pescado en conserva mejora con el paso del tiempo, es parte fundamental para comenzar el proceso de conserva que éste haya salido del mar prácticamente “aleteando”.

Aquí os dejamos unos consejos, que nos enseñaron nuestros abuelos, para que podáis distinguir el estado de vuestras compras, y no os den gato por liebre.

Hay que prestar siempre atención a las siguientes zonas:

Ojos: tienen que tener brillo, con la cornea y la pupila limpia y transparente, con forma redondeada y saliente.

Agallas: suaves al tacto, con un color rojo (o rosa, según la especie) vivo y limpio.

Abdómen: si intentamos separar la tela interna, que tiene que ser suave, limpia y brillante, debe de costar separarla.

Espina Central: limpia, brillante y suave, que cueste retirarla.

Piel y escamas: la piel debe de ser limpia, brillante, suave y resbaladiza, difícil de separar; con muchas escamas, que se deben de poder quitar con facilidad.

Carne: consistente, firme y elástica.

Olor: tiene que mantener el olor a mar, a salitre. A medida que avance el tiempo, el olor se vuelve más fuerte y agrio.

 

Share this post
  , , , , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>